ACTUALIDAD
the globe

Descubre las últimas noticias, novedades y consejos en el aprendizaje de idiomas, apoyo escolar y preparación de oposiciones de la mano de THE GLOBE.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin

Cómo mejorar mis notas

Cómo mejorar mis notas después de un fracaso en la primera evaluación

A veces, aunque te hayas preparado bien para tus exámenes de la primera evaluación, puede que tus resultados no hayan sido todo lo buenos que deberían. Esto es realmente deprimente para cualquier estudiante y si no se trata el problema con sinceridad, puede afectar a tu rendimiento en el futuro.

¡Pero no está perdido el curso! Lo que menos necesitas es estresarte por tus malos resultados, sino tener en cuenta que siempre hay una manera de revertir los mismos. Debes  analizar la situación y prepararte efectivamente para que puedas obtener mejores resultados en el futuro.

Cómo mejorar las notas

Por eso hoy en The Globe, te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a superar este bache, afrontar el estrés de los exámenes de la segunda evaluación y darle la vuelta a tu mala racha. ¡Vamos allá!

1. Analiza las razones que hay detrás del fracaso

En lugar de deprimirte y afligirte por el fracaso, lo más importante es mirar el fracaso con una visión analítica para determinar las razones que lo han motivado. Una buena forma de conseguirlo es haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿Qué fué lo que evitó que prestaras suficiente atención a tus exámenes?
  • ¿Cómo podrías haber conseguido un mejor resultado?
  • ¿Qué podrías aprender de esto para que no suceda en el futuro?

Intenta encontrar respuestas a todas estas preguntas para que puedas mejorar tus resultados de cara a la segunda evaluación.

2. La materia la tenía clara, ¿en qué fallé?

Esto es lo próximo que deberías hacer después de experimentar el golpe de unos malos resultados. Hay muchas posibilidades de que te bloquees y no seas capaz de mirar más allá de las malas notas porque estudiaste muy duro, pero precisamente de esto se trata.

Si el conocimiento de la materia no fue el problema, es hora de poner la mente en blanco y concentrarse en identificar los errores que cometiste. Algunos de los más comunes son:

Mala gestión del tiempo que se ofrece para realizar el examen

No tiene sentido que dediques la mitad del tiempo del examen al desarrollo de una respuesta para una pregunta del mismo si el examen consta de 10 preguntas.

Mala priorización de las preguntas que debes responder primero.

Si te cuesta responder una pregunta, pasa a la siguiente. De esta forma podrás concentrarte primero en lo que sí tienes claro, dejando en un segundo plano lo que te plantea dudas. Volviendo al primer ejemplo, si pierdes la mitad del tiempo del examen en pensar cómo responder una pregunta que te plantea dudas probablemente no te quede tiempo para responder correctamente las que sí podrías haber respondido bien.

Nerviosismo que te impide concentrarte durante tus exámenes

Si es la ansiedad y el nerviosismo lo que nubla tu juicio en el momento de recibir el examen y empezar a leer las preguntas, es hora de hablar con tu tutor y/o profesores para que te recomienden posibles soluciones.

La mayoría de centros educativos, ya sean públicos o privados, disponen de un psicólogo especializado en este tipo de cuestiones. Que no te dé vergüenza ni reparo acudir a él, ¡lo agradecerás en el futuro!

3. Sé positivo/a para tu próximo intento

Entendemos que haber invertido tanto tiempo en el estudio de la materia, los deberes y la asistencia a las clases para después fracasar es francamente deprimente, pero no debes rendirte.

Piensa con positividad y encuentra esa motivación y esa fuerza dentro de ti que puede ayudarte a alcanzar el éxito académico en el futuro. Todos pasamos malas rachas, incluso las personas más inteligentes del mundo. Recuerda, "Ser positivo no es ignorar lo negativo. Ser positivo significa superar lo negativo".

4. Da lo mejor de ti

El fracaso no es el fin de la vida. Fallar en un examen no te hace menos inteligente o menos capaz de lograr el éxito que aquellos que obtuvieron mejores resultados. Piensa que el fracaso que has experimentado es una fantástica oportunidad para aprender de tus errores y mejorar como estudiante y como persona.

Este es el momento el que debes demostrarte a tí mismo/a que deprimirse y rendirse no tiene ningún sentido ni te hará alcanzar tus objetivos. Encuentra el coraje y la fuerza para levantarte y seguir adelante, ¡da lo mejor de tí mismo!

Y no olvides que en The Globe disponemos de toda una serie de cursos y clases de apoyo académico para primaria, secundaria y bachiller destinados a ofrecerte todo lo que necesitarás para aprobar tus exámenes de la segunda evaluación. Si necesitas ayuda, ¡aquí estamos!

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?

¿Necesitas más información?

¡Escribenos!