ACTUALIDAD
the globe

Descubre las últimas noticias, novedades y consejos en el aprendizaje de idiomas, apoyo escolar y preparación de oposiciones de la mano de THE GLOBE.

Estudiar en Semana Santa
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin

Semana Santa ¿Vacaciones o Estudiar?

Las vacaciones de semana santa no son para aprender, sino para no olvidar.

Llegan las vacaciones y con ellas el dilema de siempre: son vacaciones y todos nos merecemos un descanso, pero tiene que estudiar ¿qué hacemos?

Es cierto que son vacaciones y que los niños tienen que descansar y los padres se merecen un descanso también. En ocasiones a los padres no les apetece nada estar pendientes de que estudie, que haga los ejercicios que le han puesto en el cole, que repase para los exámenes que tiene a la vuelta… y sin mencionar si tienen a la vuelta una recuperación. Si les permitimos que no hagan nada, sabemos que la vuelta va a ser mucho peor, porque vendrán los agobios, el estrés… la imaginación se va al último día de vacaciones haciendo todos los deberes deprisa y corriendo, niños alterados y los padres perdiendo la paciencia.

Llega un segundo dilema: organización en casa con los niños y el trabajo con los padres, ellos tienen vacaciones pero los padres todavía no, así que todo se trata de ser organizado y compaginarse.

¿Cómo organizamos todo esto?

Aquí van algunos consejos útiles para pasar unas buenas vacaciones y compaginar ambas cosas:

  • Organizarse lo antes posible: hacer una listado de tareas académicas a realizar. Por ejemplo: ejercicios de matemáticas, esquemas de sociales, resumen de naturales, comentario de texto de lengua y estudiar para la recuperación de matemáticas de 2º de la ESO.
  • Repartir las tareas: lo primero es decidir cuáles requieren tener a mano más material, es decir, aquellas para las que necesitamos el cuaderno, el libro, la libreta… Esas son las que harán antes de irnos de vacaciones. Por ejemplo, podemos dejar los ejercicios hechos antes de marcharnos y también los resúmenes de lo que haya que estudiar. De esta manera únicamente tendremos que llevarnos las hojas con los resúmenes y esquemas.
  • Asegurarnos de que nuestro hijo hace estas tareas aunque nosotros estemos trabajando. Para ello, dejaremos apuntado por escrito lo que debe hacer cada día. Si tiene un corcho en su cuarto puede ser muy útil apuntar la fecha y las tareas a realizar cada día y pincharla en el corcho, para que lo tengamos siempre a la vista. Por la mañana antes de marcharnos al trabajo o dejarle en casa de los abuelos, le recordaremos lo que tiene que hacer. Así, a la vuelta del trabajo podremos comprobar si lo ha hecho y revisarlo juntos y preguntarle si ha tenido dificultad con algún tema, si podemos ayudarles, etc.
  • Comprobar que cumplimos con lo pactado: cada día tacharemos de la lista las tareas que están ya realizadas. Así nos aseguramos de que no nos olvidamos de nada.

Si lo hacemos así, será mucho más fácil organizarnos en vacaciones, cumplir con todas las tareas pendientes y compaginar los estudios con el tiempo libre. Una buena organización nos deja tiempo para todo.

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?