ACTUALIDAD
the globe

Descubre las últimas noticias, novedades y consejos en el aprendizaje de idiomas, apoyo escolar y preparación de oposiciones de la mano de THE GLOBE.

Consejos y recomendaciones para padres cuando tu hijo saca malas notas
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin

¿Qué hacer cuando prevés que las notas de tu hijo/a van a ser malas?

Cualquier padre quiere que sus hijos tengan éxito académicamente. Pero antes o después, puede ocurrir que tu hijo llegue a casa con malas notas o que seas capaz de prever que las notas de tu hijo no van a ser como esperas. ¿Qué deberías hacer en estos casos?

Si tu hijo está entrando o a punto de entrar en una racha de malas notas hay mucho que puedes hacer para ayudarle. Pero antes de nada, debes entender que si tu hijo está afrontando algún tipo de problema en casa o en el colegio lo primero es trabajar juntos para solucionar ese problema. Luego ya te preocuparás de ayudarle a mejorar sus notas.

Cómo ayudar a un hijo a mejorar sus notas

Ahora sí, partiendo de la base de que la razón por la que tu hijo estaba distraído o deprimido ha dejado de preocuparle, vamos a mostrarte cómo ayudarle a mejorar sus notas.

1. Revisa sus deberes

La mejor manera de saber que tu hijo está dando lo mejor de sí mismo es revisar sus deberes de vez en cuando. Si notas que su esfuerzo se reduce a la mínima expresión, enséñale la satisfacción que obtiene cuando hace las cosas bien e invierte tiempo en algo importante.

No le obligues ni le amenaces, ya que esto puede causar precisamente el efecto contrario al que pretendes, que es motivarle. Si quieres, puedes probar a hacer los deberes junto con él o ella para ofrecerle el apoyo extra que necesita y darle poco a poco confianza en sí [email protected]

2. Estudiar puede ser divertido

Afrontémoslo, a la mayoría de los niños hacer los deberes no les resulta divertido. Y no, la solución no está en dejarles ver la tele mientras hacen sus tareas. Pero sí puede servir de motivación ofrecerles la posibilidad de hacer algo que les gusta después de que terminen sus deberes si los hacen bien, para que sirva de refuerzo positivo.

3. Ponte en contacto con sus profesores

Puedes conocer a tu hijo como la palma de tu mano, pero cuando está en el colegio no está en el mismo ambiente que cuando está en casa. Sus profesores saben perfectamente cómo es el contexto de tu hijo durante sus clases, en los recreos, e incluso probablemente sepan quién les gusta o con quién se han peleado.

Mantenerte en contacto con sus profesores te permitirá conocer mucho mejor a tu hijo, y serás capaz de apoyarle de forma más efectiva sabiendo de antemano qué es lo que le preocupa aunque él no te lo quiera decir (algo que sucede muy habitualmente).

4. Sé optimista

Estresar a tu hijo puede afectar gravemente a su rendimiento (y a largo plazo generarle serios traumas). Por eso, te recomendamos que siempre trates los problemas con optimismo y le demuestres que tienes confianza en que va a hacer las cosas bien.

Debes conseguir que entienda que tú formas parte de su equipo, y no al revés. Y esto sólo se consigue apoyándole tanto en los buenos momentos como en los malos, con optimismo y confianza.

5. Fija objetivos que le motiven en su camino

Si en algo coinciden tanto niños como adultos es en que tener claro qué es lo que nos espera al final del camino puede ser lo que más nos motive. Por eso, intenta hablar (y negociar) con él sobre qué es eso que le gustaría tener por encima de todas las cosas a final del trimestre si saca buenas notas.

Cuando os pongáis de acuerdo en algo que os parezca bien a ambos, servirá de apoyo y motivación para él saber que una de las cosas que más desea está a su alcance si se esfuerza lo suficiente.

Por otro lado, y aunque el resultado haya sido peor de lo que ambos esperabais, si crees que se ha esforzado y ha dado lo mejor de sí mismo, recompensarle por su dedicación puede ayudarle a mantener su confianza en sí mismo. ¿No crees?

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?