Técnicas de concentración para estudiar

Estudiar es duro. Tanto si eres un veterano estudiante curtido en mil batallas como si recién acabas de empezar la secundaria, descubrir cómo mantenerte concentrado mientras estudias es un desafío al que casi todos nos enfrentamos. Y hoy en The Globe, vamos a enseñarte algunos consejos y trucos para mejorar la concentración mientras estudiamos que te servirán toda la vida.

¿Cómo lograr concentración para estudiar? Algunos consejos

1. Encuentra un entorno adecuado

Para algunos la tranquilidad de una biblioteca es esencial, pero para otros, el ajetreo de una cafetería puede ser la cantidad justa de ruido de fondo que necesitan para mantenerse enfocados. Sea cual sea el lugar en sí, es importante que dispongas de tres cosas: una superficie plana con suficiente espacio, enchufes cercanos y asientos cómodos.

2. Crea un ritual de estudio

Un ritual de estudio está formado por una serie de acciones que le indican a tu cerebro que es hora de estudiar. Puede estar formada por algo tan sencillo como limpiar tu escritorio, cerrar la puerta, ponerte unos auriculares o apagar tu móvil, pero es importante. Servirá a modo de transición para que tu cerebro pase a un estado de concentración con mayor facilidad.

3. Olvídate del teléfono, la Tablet o el ordenador

Si eres como la mayoría de nosotros, seguro que te ha pasado alguna que otra vez que recibes una notificación en tu móvil o un correo electrónico, una cosa lleva a la otra y finalmente dos horas después terminas desistiendo y cierras los libros. Tranquilo, no estás solo. Simplemente ten en cuenta que estos dispositivos nos distraen con una facilidad asombrosa, así que aunque no quieras apagarlos por cualquier razón, al menos silencia sus notificaciones.

4. Divide tus sesiones de estudio

La mayor parte del estrés asociado con el estudio es el resultado de una planificación deficiente. Diversas investigaciones han demostrado que dividir tu tiempo de estudio en múltiples sesiones espaciadas mejora en gran medida la retención a lo largo del tiempo. Así que la próxima vez que te plantees dejártelo todo para la última noche, recuerda que probablemente inviertas menos tiempo organizándote bien en sesiones de 30 minutos que intentando retener todo lo que estudies durante ocho largas y tediosas horas.

5. La técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro es perfecta para dividir tus sesiones de estudio en períodos de tiempo manejables. Es simple: selecciona una tarea, configura un temporizador, trabaja hasta que suene y luego tómate un breve descanso de cinco minutos. Repite el ciclo tres veces más antes de tomar un descanso de media hora.

Esta técnica de estudio ayuda a prevenir el agotamiento y te mantiene enfocado y motivado. ¿Aún no la has probado?

En última instancia, no existe una solución rápida y que funcione para todos cuando se trata de mantener la concentración mientras se estudia. Diferentes métodos funcionarán mejor para unos que para otros. Sin embargo, con un poco de prueba y error y los consejos anteriores podrás crear una rutina de estudio que funcione a las mil maravillas para ti.

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?