¿Cómo conseguir que los niños puedan estudiar inglés en verano?

Probablemente tu hijo tenga que estudiar inglés durante el verano. Depende de cada colegio, pero ya desde hace años poner deberes a los niños para el verano es un clásico del que ninguno de nuestros hijos es capaz de escapar. Y en la mayoría de los casos, el inglés es una de esas asignaturas en cuyo temario y planificación está prácticamente implícito la obligación de entregar, a la vuelta de vacaciones, ese típico “Holiday Book” o “Holiday English”.

Un libro lleno de ejercicios de refuerzo con los que niños de todas las edades deben invertir un ratito de cada uno de sus días de vacaciones si desean empezar con buen pie el inglés al año que viene. Pero, siendo francos, los motivos por los que se recomienda esta práctica académica van más allá de ser un mero capricho de los profesores.

¿Por qué es importante estudiar inglés durante el verano?

Estudiar inglés durante el verano es muy recomendable por las siguientes razones:

  • Al disponer de bastante tiempo libre, los niños no deberían perder la capacidad de “ponerse a estudiar” y el inglés es una asignatura que, sin ser demasiado densa, puede resultar incluso divertida si se acompaña con juegos y premios.
  • Si los niños no practican durante las vacaciones, al volver a clase probablemente habrán perdido gran parte del nivel adquirido a lo largo del año anterior.
  • Es una fantástica manera de incidir en aquellos conceptos que no les hayan quedado claros tras estudiarlos en clase, y de reforzar los que habían adquirido correctamente.
  • Aprenderán más vocabulario, que les servirá para poder expresarse mejor en el futuro.
  • Asentarán, gracias a la práctica, las técnicas, conocimientos y habilidades que les permitirán comenzar el próximo curso con buen pie.

¿Cuándo es buen momento para estudiar inglés en verano?

Por la mañana, sin ninguna duda. Es esencial que los niños entiendan que para disfrutar es necesario primero esforzarse. Por eso, si se acostumbran a ponerse bien temprano nada más terminar de desayunar terminarán suficientemente pronto como para poder aprovechar el resto del día para hacer lo que deseen.

Asegúrate de alabar su esfuerzo cuando demuestren compromiso, y de que no se agobien ni se centren en estudiar inglés más de un par de horas cada día. De lo contrario, terminarán sus deberes de inglés para vacaciones tan pronto que no tendrán nada más por estudiar el resto del verano (y eso es justo lo contrario de lo que debemos buscar).

La idea es que adquieran una rutina sana y en la que continúen desarrollando su capacidad intelectual aunque estén de vacaciones. Si puedes permitirte estar con él (o ellos) mientras hacen los deberes, ayudándoles en lo que necesiten y animándoles, mejor que mejor. Pero esto también depende de cada niño, ya que habrá algunos que prefieran estar solos para poder concentrarse mejor (no es muy común, pero puede darse el caso).

Por último, no olvides su pequeñito premio cuando lo creas necesario siempre que demuestren que están esforzándose (esto les ofrecerá una motivación adicional). Pero que no sea un premio grande, tampoco es recomendable que su motivación se convierta exclusivamente en el premio que vas a darles.

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?