Recuperaciones de septiembre. ¿Es buena idea estudiar en la playa o en la piscina?

Las recuperaciones de septiembre, ya sean en la ESO o en la Universidad, siempre son muy tediosas de estudiar. No sólo porque tendrás que cumplir con una estricta rutina para poder aprobar tus exámenes pasado el verano, sino porque sentirás que estás desperdiciando la única época del año en la que podrías aprovechar para disfrutar de tiempo libre sin compromisos.

¿Cómo estudiar para Septiembre? Recomendaciones

No obstante, en The Globe sabemos de sobra que nadie dijo que no se pudiera disfrutar del verano, estudiar y aprobar tus recuperaciones en septiembre, y por eso vamos a ofrecerte algunos consejos que te ayudarán a estudiar mientras disfrutas de un día en la playa o en la piscina.

1. Estudiar para septiembre en la playa

Dependiendo de si cerca de ti hay playas muy concurridas o playas en las que apenas hay gente, te recomendamos que hagas una cosa u otra. Evita a toda costa las playas muy concurridas, y elige siempre aquellas playas con menos gente. Eso evitará que te pases el día mirando con envidia a esos despreocupados bañistas que disfrutan de su día en la playa sin tediosos apuntes ni complicados esquemas.

Lleva siempre una botella de agua bien fría y algo para picar en una nevera portátil con algo de hielo, así no tendrás que volver a casa cuando tengas hambre o sed. Una sombrilla es esencial para evitar que te dé un golpe de calor mientras intentas estudiar, y de vez en cuando pégate un baño para refrescarte.

2. Estudiar para septiembre en la piscina

Con la piscina, en primer lugar, ocurre lo mismo que con la playa. Nada de piscinas públicas abarrotadas de gente o de piscinas de urbanización en las que demasiados vecinos impidan concentrarse. Si no tienes una piscina privada, pregunta a algún amigo si en su piscina se podrá estudiar tranquilo.

Además no te olvides, también en este caso, de algo de comer y de beber. No es muy común encontrar sombrillas en las piscinas de urbanización o privadas, así que te recomendamos que escojas la sombra de un buen árbol para estudiar sin que el sol te moleste. Y cada hora u hora y media, date un breve chapuzón para combatir el calor.

3. ¡Estudia para septiembre de forma responsable!

Uno o dos días a la semana está bien que cambies de aires y salgas de tu casa o de la biblioteca para disfrutar de un día de estudio en la playa o la piscina, pero como personas preocupadas porque apruebes tus exámenes de septiembre, te aconsejamos que no hagas de esto tu rutina.

Aunque la perspectiva de pasar tu verano en la playa o la piscina aunque hayas suspendido algunas asignaturas sea tentadora, estamos totalmente seguros de que no te cunde lo mismo cuando estudias en casa o en la biblioteca que cuando estudias en la playa o la piscina. Piensa que si apruebas en septiembre, ¡no tendrás que estudiar esa asignatura el próximo año!

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?