Cómo recuperar en Septiembre

Cómo recuperar en Septiembre, ¿aún estas a tiempo?

Pasar el verano estudiando para tus recuperaciones de septiembre no tiene por qué significar que todo tu verano automáticamente ha dejado de tener sentido. Al contrario, significa que tienes una segunda oportunidad para aprobar las asignaturas que has suspendido y no perder un año entero de nuevo repitiendo curso o con aquellas pocas asignaturas que no hayas conseguido aprobar. Al fin y al cabo, más vale perder un par de meses que un año entero, ¿no?

Cómo estudiar en verano para recuperar en Septiembre

En el artículo de hoy vamos a explicarte cómo aprobar tus recuperaciones de septiembre con éxito, imponiéndonos algunos sencillos hábitos que aunque parezcan a priori irrelevantes, si los tienes en cuenta y los aplicas a lo largo del verano no sólo serás capaz de aprobar tus exámenes de recuperación. ¡También podrás disfrutar del verano!

1. El apoyo de los padres es esencial

En este tipo de situaciones, un refuerzo positivo vale mucho más que un castigo, una serie de imposiciones o cualquier otra resolución que implique obligar a un niño o un adolescente a hacer algo que no le apetece. En este sentido, los padres deben demostrar que confían en él para aprobar las recuperaciones de septiembre y ayudarle a lo largo de sus largos días de estudio en todo aquello que sus hijos necesiten para ayudarles a retener mejor la información y comprender lo que están estudiando.

2. Misma hora y mismo lugar cada día

Habituar al cuerpo y a la mente a estudiar todos los días de verano no sólo es sumamente importante para aprobar las recuperaciones de verano. También es esencial hacerlo a la misma hora y en el mismo lugar. Tanto si es en casa como en la biblioteca, por la mañana o por la tarde, deben ser ellos los que elijan cuándo, cómo y dónde estudiar (pero por norma general, por la mañana después del desayuno y hasta la hora de comer suele ser la mejor alternativa para poder tener el resto del día libre).

3. La planificación es el primer camino hacia el éxito

No sólo es importante sentarse a estudiar cada día en el mismo lugar durante varias horas, también es clave haber planificado previamente qué se estudiará cada día de forma realista, responsable y ordenada. Nuestra recomendación es situar lo más difícil o tedioso al principio de cada jornada y lo más fácil y ameno al final.

4. Reduce las distracciones al mínimo

Hoy en día, con tantas distracciones contenidas en algo tan pequeño como un teléfono móvil, es importante no dejarse llevar por las ganas de levantarse y salir a disfrutar del verano y entender que debes estar allí para cumplir con tus obligaciones (realmente, porque durante el año escolar no pudiste o fuiste capaz de hacerlo).

Poner el teléfono móvil en silencio y guardarlo en un cajón hasta que termines con lo que tenías marcado en tu planificación para cada día es una buena manera de evitar tentaciones y sentirte cada día satisfecho de haber cumplido con tus responsabilidades, y acudirás al examen en septiembre lleno de confianza porque te has preparado lo mejor posible para esta prueba.

 

Mantente informado con las noticias de

the globe

CONTACTO ¿hablamos?